Historia

El Bogotazo y su historia

Por Redacción | Categoría Historia | Abril, 2015

 

SI existe un día que no podrá ser borrado en la historia de Bogotá es el 9 de abril de 1948. Originado por el asesinato del lider politico Jorge Elicecer Gaitán y la reacción del pueblo repudiando el hecho con una ola de violencia sin control en la ciudad, suceso que se llamaría popularmente como el Bogotazo.

La importancia de Gaitán radicaba en que se consideraba como el más firme candidato a la presidencia de Colombia por el partido Liberal con un apoyo total del pueblo. Gaitán salía de su oficina a encontrarse con un joven estudiante de Derecho de origen cubano de nombre Fidel Castro, a quien, según dicen, le concedería una entrevista con motivo del Congreso de las Juventudes Latinoamericanas. La cita nunca se daría y ese mismo día, sobre las tres de la tarde, Gaitán moriría en la Clínica Central, producto de dos disparos en la cabeza y uno en el pecho. Según testigos, el autor material del magnicidio fue Juan Roa Sierra, quien murió linchado rápidamente por la muchedumbre enfurecida al tratar de esconderse en una droguería.

 

El pueblo lleno de rabia, impotencia e incertidumbre la mayoría de los sectores más pobres de la ciudad, que veían en Gaitán el promotor de un país con menor desigualdad económica y con una Reforma Agraria justa, desató toda su furia en un frenesí de violencia y destrucción. El centro de la ciudad fue totalmente destruido por los enfrentamientos directos entre los que se considereban del partido conservador y el partido liberal, entre el Estado y los alzados en armas, entre los saqueadores y quienes trataban de recomponer el orden de una ciudad. Tras varios días de revueltas el trágico balance sería de cerca de 3.000 personas muertas o desaparecidas y más de 146 edificaciones destruidas en toda la ciudad.

Este suceso dejo una huella imborrable que marcaría el futuro no solamente de Bogotá sino del país. Para muchos historiadores ese día partio la historia de Colombia ya que inicia la era de violencia y el surguimiento de los grupos armados ilegales.

En la busqueda de el autor intelectual del crimen han surguido varias hipótesis; desde la responsabilidad del Partido Conservador, traición de su propio partido y hasta una conspiración de la CIA para eliminar a Gaitán ya que estaba siendo incomodo para Estados Unidos.

 

Este lamentable hecho es una muestra de como se ha forjado la historia del país. Es evidente que la mayoría de los colombianos no tienen ya una memoria directa de Gaitán, la imagen histórica se configura a través de la narración, de periódicos y libros que aluden al suceso, y de la trama de argumentos que de una u otra manera encuentran sus referentes en la alusión al bogotazo. Por ello, la figura de Gaitán va retrocediendo en inmediatez histórica para convertirse más y más en una figura del panteón nacional, evocada ritualmente cada 9 de abril, cuando casi siempre se invoca su nombre para invitar otra vez a la paz. Sin embargo, la recurrencia de fenómenos que el país tiende a encuadrar nuevamente en el molde del bogotazo mantiene algo de esa inmediatez: la muerte de los caudillos populares, de los políticos con amplio respaldo, de las figuras radicales o moralistas que se han enfrentado al consenso dirigente, como Jaime Garzón, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro o Luis Carlos Galán, y el temor a que este patrón se siga repitiendo, hace de la imagen de la muerte del caudillo una figura simbólica de gran fuerza emocional y retórica, que se evoca con frecuencia para subrayar una continuidad casi natural en las frustraciones históricas de los colombianos que se iniciaron en ese día trágico de 1948.

Más información en : http://www.banrepcultural.org/node/32431