Historia

El legado de Rogelio Salmona

Por Redacción | Categoría Historia | Marzo, 2015

 

De origén frances pero de corazón colombiano, Rogelio Salmona fue uno de los arquitectos más destacados del América Latina. Durante más de cinco décadas, sus obras y reflexiones han servido de guía en la formación de centenares de arquitectos que encuentran en ellas la plenitud de una expresión que es simultáneamente propia y contemporánea.

Los inicios de Rogelio Salmona comienzán en la Universidad Nacional de Bogotá cuando ingresa a estudiar arquitectura. Sin embargo, debido a los disturbios del 9 de abril de 1948, regresó a Francia al Taller de Le Corbusier. Durante 9 años se especializa aún más en arquitectura de la mano de sus maestros Le Corbusier y Pierre Francastel. A su regreso en 1959, una de las obras que causo más impacto fue el conjunto de apartamentos El Polo, proyectado conjuntamente con el arquitecto Guillermo Bermúdez. El tratamiento urbanístico del conjunto, la volumetría de los edificios, el uso masivo del ladrillo y el tratamiento del espacio interior de las viviendas fueron insólitos en su momento y abrieron posibilidades para nuevas exploraciones arquitectónicas. Después durante la decada de los setenta vendria proyectos de carácter exploratorio como el colegio de Bachillerato de la Universidad Libre y la sede para la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

Torres del Parque


Fue durante ese tiempo que proyecto lo que sería su primera obra de repercusión internacional, el conjunto de apartamentos El Parque. Este conjunto residencial, localizado en el centro de la Bogotá, en un terreno contiguo al Parque de la Independencia y a la Plaza de Toros de Santamaría, causo grán admiración y polemica por su planteamiento formal, basado en una geometría radial, en el escalonamiento volumétrico y en el enriquecimiento mediante balcones de la textura visual de los edificios. La implantación urbana, con su gran generosidad en los espacios públicos, es hoy reconocida como uno de los principales aportes del conjunto a la ciudad.

Después vendrían proyectos de gran nivel creativo y exploratorio como La casa Franm, en Tabio, Cundinamarca (1977),Centro Jorge Eliécer Gaitán (1983), Museo Quimbaya en Armenia (1984), obra distinguida con el Premio Nacional de Arquitectura en 1988. La Casa de Huéspedes Ilustres en Cartagena en 1982, fue reconocida como el proyecto latinoamericano más importante realizado en la década del ochenta. En esta obra se sintetizan algunos de los planteamientos precedentes, en especial el manejo de los patios y de las terrazas.

En 1990 obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura por construcción de la Fundación para la Educación Superior (FES) en Cali, obra proyectada conjuntamente con los arquitectos Pedro Alberto Mejía, Raúl H. Ortiz y Jaime Vélez. En 1992 Salmona nuevamente da un giro significativo en la evolución arquitectónica para el proyecto del Archivo General de la Nación. El conjunto, de extraordinaria claridad geométrica, muestra un regocijo en el detalle que contrasta con la austeridad de obras anteriores.




Le seguirían majestuosos e importantes proyectos con un estilo único como: Recuperación del eje ambiental avenida Jiménez de Quesada, Biblioteca Virgilio Barco, Casa en Río Frío, Edificio de Postgrados de Ciencias Humanas Universidad Nacional, Centro Cultural y Recreativo Nueva Santa Fe, Sede Alianza Colombo Francesa, Centro Cultural Gabriel García Márquez, Centro de Desarrollo Cultural Moravia, Parque Virgilio Barco, Casa Altos del Chico, entre otros.

Salmona tiene no solo un conjunto sorprendente de proyectos, sino algo más importante: una obra. De manera persistente ha mantenido a través de los años una serie de inquietudes, intenciones y propuestas de carácter universal que ha enfrentado desde su ámbito local.

Si desea información más detallada de sus proyectos: http://obra.fundacionrogeliosalmona.org/